Besos a tres labios, caricias a seis manos

Escena de la película Vicky, Cristina y Barcelona.

Escena de la película Vicky, Cristina, Barcelona.

Los tríos sexuales son tan antiguos como el propio sexo y la mayoría de las veces son producto de una fantasía

Cuando se combina el sexo y el placer junto con la imaginación, las diferentes prácticas en una relación sexual no tienen límites (solo el que uno ponga, claro). Entre ellos los tríos. Parece que se ha puesto de moda en estos últimos años, pero los tríos son tan antiguos como el propio sexo, “solo hay que recordar los tiempos de la antigua Grecia y Roma”, apunta la sexóloga Ana L. Talavera.

Si todavía a muchos les cuesta hablar con naturalidad de algo tan básico como las posturas sexuales, por ejemplo, mucho menos de hacer el amor con más de una persona. Explica Ana que la posibilidad de hacer un trío corresponde, la mayoría de las veces, a una de las fantasías sexuales más comunes. Especialmente “entre los hombres, pero las mujeres también fantasean con esta práctica”.

Pasar la línea de que sea una fantasía depende de eso mismo, de si uno la quiere seguir conservando en la mente, o está seguro al 100% de querer convertirla en una realidad.

Aunque parezca evidente, no es lo mismo acostarse con una persona que con dos. Igual que no es lo mismo hacer un trío entre amigos o conocidos -es decir, los tres solteros- que una de las personas participantes en el juego sexual sea tu pareja. En tal caso, este par no puede pretender buscar en esta práctica la solución a sus problemas sentimentales o sexuales. Y en otro término, la confianza de la pareja debe ser plena, sino se arriesgan a los posteriores sentimientos conflictivos como celos y desconfianza.

arteerotico

De la misma forma, la disposición de las tres personas debe ser total para evitar un fracaso sexual. En el juego de hacer el amor a tres bandas cada uno cumple un rol. Una vez establecidas las “reglas”, comienzan los besos a tres labios y las caricias a seis manos.

Es esencial dejarse llevar por el deseo, da igual que el trío sea entre un hombre con dos mujeres, o por otra parte, una mujer con dos hombres. Si sientes deseo de besar a uno, hazlo. Mientras acaricias a la otra persona que juega con alguna de tus zonas erógenas. Los tres tienen que disfrutar por igual.

Todavía habrá alguno que tache esta práctica de vicio, producto de una sociedad que aún está despertando “de la represión sexual que sufrió” décadas atrás, explica la sexóloga. Por fortuna ese tabú cada vez se reduce un poco más. Recuerda que cada uno establece lo que es normal en una relación erótica, y si a alguien le apetece hacer un trío, ¿por qué no disfrutar de lo que nos regala la imaginación?

Y tú, ¿has participado en un trío? ¿Qué harías si tu pareja te planteara hacer un trío?

Participa en los comentarios 😉

Sígueme en Twitter: @RocioRGavira