Relato erótico IV: “Si hay algo que me hace disfrutar del sexo es la excitación de una mujer”

mujer-masturbacion-uno

Matías es un hombre de 32 años, casado, al que le encanta tener nuevas experiencias en el sexo. Perdió la virginidad a los 17 años y desde siempre le ha gustado disfrutar del sexo de todas las maneras: improvisando, experimentando, jugando, dejando volar su imaginación y sumergiéndose en su mundo de excitación personal y compartida. Hace unos años comenzó a mantener conversaciones subidas de tono con otras mujeres, algo que según él mismo, le ha servido para saber los gusto de ellas en la cama. Esta es su historia:

Me cuido desde los 18 años, voy al gimnasio, tengo un cuerpo atlético y disfruto muchísimo del sexo en pareja. Si hay algo que me hace disfrutar del sexo es la excitación de una mujer, especialmente cuando una mujer se masturba, porque es su momento de erotismo íntimo, ese momento que nadie puede interceder entre ella y su placer. Está claro que la primera vez que tenemos sexo es con nosotros mismos, luego hay personas que a lo largo de su vida empiezan a considerar el hecho de masturbarse como un fracaso en el sexo, pero eso no es así. La autosatisfacción suele ser un momento personal, relajante y sobretodo sincero. Disfrutas lo que te gusta, dándote tiempo, ritmo, soltando la imaginación, jugando y disfrutando. Pero también es cierto que tengo mis momentos de soledad, de necesidad de autocomplacerme, de disfrutar de mí mismo con mi imaginación.

Hace unos años hablando con una antigua compañera de estudios por Internet, sin darnos cuenta, estábamos hablando con dobles sentidos sobre sexo y cada vez el tono de la conversación era más excitante, porque ambos participábamos libremente con nuestra imaginación. Hablamos de lo que nos gustaba hacer y que nos hicieran y eso nos llevó a un estado de excitación máximo e ilógico. Esa chica no me atraía para nada, pero me excitaba que me contara que se había excitado tanto que tenía el tanga húmedo y que le apetecía mucho masturbarse mientras hablábamos de sexo. Lógicamente yo estaba igual, estaba teniendo erección y me estaba empezando a frotar por encima del pantalón. Fue algo extraño, tan extraño y no buscado que jamás volví a verla, ni a hablar con ella. Pero a su vez me pareció algo único, no repetible. Dejó una estupenda sensación de placer en mi mente, había disfrutado con una chica y ella conmigo sin contacto, pero sintiendo cada palabra que escribíamos.

Tengo pareja pero hay cosas en el sexo, que por desgracia, con el tiempo no se permiten, y si mi pareja no es de experimentar cosas nuevas y es bastante convencional en la cama, mis deseos en buscar esa vía de escape se acrecienta. No es algo que no haya intentado hablar con ella, muy al contrario, lo he hecho muchas veces, pero debo respetar su manera de experimentar el sexo y comprendo que no hay nada más que hacer. Todos tenemos nuestras propias pasiones ocultas para no asustar a otros muchos que son más “normales” o piensan diferente o simplemente no se atreven a reconocer. Para mi estas conversaciones son complementarias a mi matrimonio. Es una manera de no sentirme infiel, todo lo que no sea físico no es infidelidad. Es una ventana por dónde tomar aire fresco. Es algo que encontré por casualidad, me gustó y lo disfruto al mismo tiempo que hago disfrutar a las chicas con las que hablo.

Tras un tiempo, volví a retomar esas conversaciones, con otras mujeres. Sin perjuicios ni tabúes. Es divertido como ambos dirigimos muy sutilmente la conversación hacia el punto que nos interesa, haciendo amagos de dobles sentidos, y en función de la respuesta sabes si puedes o no ir directamente al grano o requiere de más tiempo para la confianza.

El sexo va muchos más allá que el coito con una mujer: es imaginación, experimentación, sensualidad e incluso en lo que a mi me concierne, tener conversaciones secretas es un punto de morbo adicional. Creo que estas conversaciones me llevan a saber qué es lo que les gusta a las mujeres porque me lo cuentan sin miedo, sin tabúes, sin vergüenza, como amigos, como amores lejanos que desean encontrarse en secreto. Esa es la clave que me permite crecer en el sexo, no únicamente en el mío porque como hombre tengo los gustos claros y básicos: siempre sin miedo a probar cosas nuevas. Aprender lo que le gusta a cada chica me hace saber en qué puedo mejorar y cómo.

_______________________________________________

Seguimos recibiendo Relatos de vosotros, nuestros lectores. ¿Alguien más se anima? Para los que sí quieran describir su experiencia sexual solo tenéis que escribir a: rociogavira@gmail.com. En el asunto pon “Relato erótico”. Y tranquilos por vuestra privacidad, se publicará bajo seudónimo u otro nombre. Pincha aquí para ver la sección de relatos.

 

Este es mi Twitter: @RocioRGavira

 

11 Comentarios en Relato erótico IV: “Si hay algo que me hace disfrutar del sexo es la excitación de una mujer”

  1. Julia
    23 junio, 2013 at 12:33 pm (5 años hace)

    Cuanto me alegro por leer un relato de un hombre y tengo que decir que estoy completamente de acuerdo con lo que dice, me identifico con sus palabras, hablar de sexo con las personas que no sean tu pareja no es infidelidad, y si te excitas…somos humanos y el deseo aflora sin darnos cuenta.
    Y si tu pareja no se muestra abierta a nuevas experiencias, que puedes hacer, es sexo es disfrutar dos, pero si la persona que tienes a tu lado no quiere…y como bien dices es una manera de conocer los secretos de otra mujeres.
    Por otro lado estoy completamente de acuerdo con lo que dices de la masturbación, no es un fracaso, es el momento más íntimo y placentero que te puedes dar.

    Todos los relatos anteriores han sido muy criticados por otros hombres, claro eran de mujeres que eran infieles!!! Que barbaridad!!! Espero que ahora esos hombres que tanto criticaban aparezcan para criticar en este relato…

    Responder
  2. UnoQPasa
    23 junio, 2013 at 1:42 pm (5 años hace)

    Julia tú misma te contestas, cómo esperas que vengan hombres a críticar este relato cuándo no es infidelidad según tu criterio y los de antes si que eran de mujeres infieles.

    En fin me da la sensación que el pobre Matías no encuentra en su cama lo que el necesita y ha tenido que recurrir al aire fresco de internet para encontrarlo. Para mi esto no es sano, creo que en su lugar cuando llegue el momento puede que me pregunte cuánto he dejado pasar por no querer ver lo inevitable y es que mi pareja y yo no estábamos en la misma “onda” y necesitaba otro tipo de pareja.

    En fin, un saludo.

    Responder
  3. Matías
    25 junio, 2013 at 12:49 pm (5 años hace)

    Hola a tod@s,
    Soy Matías, el protagonista de esta historia. Muchas gracias por vuestras respuestas.
    El tema es que estoy casado, pero hace tiempo que el amor hacia mi mujer desapareció. Actualmente me planteo el separarme y os aseguro que estoy pasando por un momento intensamente triste. La quiero con locura, no le deseo nada malo, como desearle algo malo a la mejor mujer que he conocido nunca, es una buena mujer incapaz de hacer daño a nadie y muy concienciada con los animales y la naturaleza, algo que me encanta de ella. ¿Y por qué me quiero divorciar si es tan buena mujer? Porque hace años que el amor se ha ido apagando y ahora sólo queda cariño…
    Es difícil explicar lo que siento pero lo intentaré… Hace años que no siento amor en nuestros besos, he llevado una vida aparentemente feliz, nos casamos y hemos intentado buscar un bebé, pero creo que sólo pienso en su felicidad no en la mía, me duele mucho dejarla y que se hunda o hacerla infeliz, por este motivo siempre he intentando aparentar que no ocurría nada.

    Hasta que un día decidí hablarlo con ella, decirle lo que me gustaría mejorar en nuestra relación, las cosas que me hacían desearla, aunque daba la apariencia de cambiar las cosas al final todo volvía a su cauce, monotonía, discusiones, frialdad… Ha habido momentos de rechazo sexual por su parte, hemos estado meses sin nada de sexo, yo lo achacaba a desapetencia sexual debido a su duro trabajo o incluso porque yo no “cumplía” en la cama, no lo sé, lo único que sé es que no es por otro hombre, porque no la veo capaz de engañarme… Es duro estar tantos meses sin sexo…
    Por ese motivo, la quise dejar por enésima vez, pero cada vez que le digo que la voy a dejar, llora con el corazón partido, no es un llanto de mentira, es un llanto sentido, me pide perdón y me dice que hará todo lo que le pido pero que no la deje que no sabría cómo vivir sin mí, en ese momento, siempre creo que soy yo el culpable, que no soy suficientemente maduro y que estoy haciendo daño a esa buena persona que tanto me quiere.

    El problema actual no es de sexo, porque como os he dicho hemos buscado un bebé y teníamos más “sexo” que nunca aunque no es sexo porque le apetece sino claramente es porque quiere el bebé. Tenemos sexo únicamente los días que es más fértil, el resto de días no se acuerda, además es un sexo frío, sólo quiere penetración, sin calentamiento, incluso he llegado a molestarme, porque le he pedido algo más de sentimiento, un día después de masturbarla durante un rato seguía sequita y os puedo asegurar que ella es de las que mojan rápido…

    El problema actual, es que he empezado a intensificar las cosas que no tenemos en común y me he dado cuenta que lo poquito que nos une es el amor por los animales y la naturaleza y la hipoteca, que ella no es la mujer que quiero para mis hijos, que me lleva al extremo en las discusiones. No quiero estar con alguien que hace las cosas porque se las pido yo, sino que quiero que salgan de ella, que vea lo que me gusta y compartamos momentos juntos…

    El sentimiento que tengo es de una amiga en lugar de mi mujer, la quiero como quiero a mis amigos, pero no siento nada más por ella… Me siento muy perdido y aunque esto no es de ahora, sino que poco a poco se me está haciendo más y más grande, creo que es el momento de cerrar una etapa y empezar a pensar un poco en mi felicidad, si tengo un bebé con ella y sigo así haremos que esa criatura no sea feliz, ya me compliqué demasiado comprando un piso y casándome sin estar enamorado al 100% por ella como para tener un bebé.

    Ella era diferente y quería conocer a alguien incluso antes de tener sexo, me maravilló, no me dejaba “buscarla” en público, se esforzaba en su trabajo y tenía una sensibilidad única, no puede con el sufrimiento humano y animal.
    Era muy caliente y teníamos muy buen sexo, me encantaba estar con ella, poco a poco me envolvió y me enamoré hasta lo más profundo de mi corazón, me excitaba hasta hablar por el teléfono con ella. Al tiempo nos compramos un piso y creo que ese fue el primer error, por culpa del piso, tuvo que trabajar más horas y llegaba cansada, el sexo empezó a desaparecer y por el contrario empezó a tener un carácter más agrio y más frío conmigo.

    A partir de ahí mi amor empezó a descender y aunque suaviza su carácter agrio porque sabe que no lo tolero… A nadie le gusta llegar feliz del trabajo para ver a su mujer y su perrito y cuando abre la puerta de su casa, escuchar “NO ENTRES QUE ACABO DE FREGAR!!!” y que me fuera a dar una vuelta… O_o El carácter frío continúa allí, no puedo recibir un gemido cuando la beso en el cuello mientras limpia los platos o me acerco cariñosamente por detrás. Ahora sé que además del sexo la dejo porque creo que ella tampoco siente amor y sin amor es complicado vivir con alguien.

    Por favor, espero que alguna chica o chico, me aconseje, pero que no me tome como víctima, porque en esta historia os aseguro que ella sale más perjudicada, yo por suerte tengo un buen físico, un buen trabajo y soy muy extrovertido y alegre por lo que no creo que tenga dificultad en tirar adelante.
    Muchas gracias y perdonad el rollo.

    Responder
    • Julia
      1 julio, 2013 at 2:40 pm (5 años hace)

      Matías, creo que has conmovido a más de una con tu historia, yo fui la primera en comentarla, y “defenderla”, es normal que busques fuera lo que no te dan en tu casa, al final, todo ese cúmulo de malas sensaciones y sentimientos te lleva a lo que no quieres, hacerle daño, sin quererlo, xq hubo un momento enque la quisiste, pero si ella tampoco es feliz a tu lado, de que sirve seguir? Tu te estas haciendo daño, ella seguro que también está sufriendo y creo que todo esto es innecesario. Es normal que ella lloré desconsolada cuando le dices que no quieres seguir, es normal, siente que ha fracasado en su matrimonio y está asustada por el cambio, pero si sois jóvenes y podéis ser felices con otras personas, xq alárqr esto? Nada en esta vida es fácil y esto mucho menos…

      Traer un hijo al mundo es un acto que debe de hacerse por amor, y xq ambos lo deseen, no sólo uno, xq como muy bien has dicho, será n niño infeliz, no cometas ese error, tu hijo será lo mejor del mundo, pero no tendrá a sus padres felices junto a él.

      No te sientas mal, por lo que nos has contado tienes un dan corazón y busca la felicidad, que la vida es corta y tenemos que disfrutarla.

      Besos

      Responder
  4. Silvia
    30 junio, 2013 at 12:20 pm (5 años hace)

    Hola Matías:
    Acabo de leer tu historia y me ha conmovido. Yo estoy pasando una situación similar. Todo lo que cuentas me es muy familiar.
    Me parece genial que no vayas a por ese bebé si no estás seguro, creo que a la larga eso no sería bueno para ninguno de los tres.
    Es cierto que muchas veces cuando decides separarte porque crees que ya no estás enamorado de la persona con la que compartes tu vida, piensas más en el otro que en ti mismo, no quieres dañarle ni que lo pase mal. Dar un paso así es difícil pero creo que a la larga puede ser mucho más satisfactorio en todos los aspectos.
    Quizá debas pensar un poco más en ti y en tu felicidad, aunque te cueste trabajo. A la otra persona no la vas a perder, siempre podéis intentar seguir siendo buenos amigos. Además seguir con alguien con quien últimamente sólo tenéis discusiones puede ser contraproducente, de esa manera al final perderéis hasta el cariño que os une y eso sí que es una pena.
    Bueno Matías, espero haberte ayudado un poco, aunque dar el paso y separarse es una decisión muy personal y que sólo tú debes tener clara.
    Un abrazo

    Responder
  5. marta
    30 junio, 2013 at 7:28 pm (5 años hace)

    Matías, pienso que para nada eres una victima. Si sigues con tu mujer, solo sufrireis los dos y posiblemente la futura craitura que nazca,si lo hace.
    Para mi opinion debes acabar con esto antes de que haya mas perjudicados, si no eres feliz no puedes hacer más.tú has puesto todo de tu parte para poder evitar lo inevitable, y no ha podido ser.
    Eres joven, y tienes una vida por delante quizás simplemente ella no es la persona adecuada con la que compartir tu vida.

    Responder
  6. Julia
    1 julio, 2013 at 2:41 pm (5 años hace)

    Matías, creo que has conmovido a más de una con tu historia, yo fui la primera en comentarla, y "defenderla", es normal que busques fuera lo que no te dan en tu casa, al final, todo ese cúmulo de malas sensaciones y sentimientos te lleva a lo que no quieres, hacerle daño, sin quererlo, xq hubo un momento enque la quisiste, pero si ella tampoco es feliz a tu lado, de que sirve seguir? Tu te estas haciendo daño, ella seguro que también está sufriendo y creo que todo esto es innecesario. Es normal que ella lloré desconsolada cuando le dices que no quieres seguir, es normal, siente que ha fracasado en su matrimonio y está asustada por el cambio, pero si sois jóvenes y podéis ser felices con otras personas, xq alárqr esto? Nada en esta vida es fácil y esto mucho menos…

    Traer un hijo al mundo es un acto que debe de hacerse por amor, y xq ambos lo deseen, no sólo uno, xq como muy bien has dicho, será n niño infeliz, no cometas ese error, tu hijo será lo mejor del mundo, pero no tendrá a sus padres felices junto a él.

    No te sientas mal, por lo que nos has contado tienes un dan corazón y busca la felicidad, que la vida es corta y tenemos que disfrutarla.

    Besos

    Responder
  7. Mathias
    1 julio, 2013 at 4:11 pm (5 años hace)

    Buenas tardes a todos/as,

    Muchas gracias por vuestros comentarios, de verdad que me ayudan e incluso me hace ver que existe alguna pareja en nuestra situación.
    Me armé de valor y decidí tomar la decisión de acabar con nuestra relación, pero cuando se lo dije, me explicó cosas que yo desconocía y ahora puedo llegar a entender el porqué actuaba de esa manera.
    Hace un tiempo que ha empezado a tener problemas familiares de diferente índole y le han afectado mucho, demasiado y yo no lo sabía.
    Está depresiva, no tiene ganas de hacer nada, ni tan siquiera de vivir incluso a pensado en que no le importaría que le ocurriera algo, porque no tiene fuerzas para vivir.
    Me explicó que había fallado como esposa, que yo era una buena persona y que no me lo había contado porque no quería que me preocupara por ella.
    Supongo que aquí puede dar la impresión que ella lo dice para no perderme y se inventa esa historia…
    Yo la creo y además ahora tengo el origen de nuestro distanciamiento por lo que a partir de ahora tengo un motivo para ayudarla e intentar que volvamos a ser felices juntos.
    Ha sido un alivio leer a otras personas y contar mi estado de ánimo, ha sido como coger carrerilla para volver a impulsarme con más fuerza.

    Muchas gracias a todos/as.

    Responder
    • Julia
      14 julio, 2013 at 9:40 am (5 años hace)

      Como me alegra saber que hablaste con ella, las cosas, para bien o para mal deben de hablarse y tu al final has encontrado el origen de todo.
      Muchas personas son muy celosas de su intimidad y no son capaces de abrise ni a su propia pareja, por no dañarlas, por no preocuparles…a mi marido le pasa lo mismo…no me dice las cosas, no me dice comose siente y teno que estar encima suya y cuando lo veo preocupado insistirle, pero eso tampoco es solución…

      Yo me alegro mucho que hablases y ahora vayas a ayudarla, eso dice tanto de ti…
      Es verdad que podemos pensar que lo hizo para no perderte, pero tu mejor que nadie la conoces a ella.

      Ha sido un placer hablar contigo.
      Un abrazo.

      Responder
      • Mathias
        19 agosto, 2013 at 11:28 am (4 años hace)

        Hola Julia,

        Muchas gracias por tus respuestas, me sentí muy arropado por tu comprensión y por tus palabras de ayuda.
        Si alguna vez necesitas ayuda y yo puedo dártela, tienes mi consentimiento para pedirle mi mail a Rocío y ponerte en contacto conmigo.

        De nuevo muchas gracias.

        Responder
        • Julia
          15 septiembre, 2013 at 12:17 pm (4 años hace)

          Las relaciones no son fáciles, los sentimientos menos y el sexo…para qué vamos a decir nada…
          No se sí llegaste a leer mi relato, los pocos que comentaron fue para criticarme…

          Me alegro que te sintieras arropado, es lo que pretendía.

          Como sigues con ella?
          Tb tienes mi consentimiento para pedirle mi email.

          Responder

Deja una respuesta