El poder de las tetas (I)

Kira Miró en la revista DT

Kira Miró en la revista DT

Los pechos son seña de la identidad sexual femenina, eróticos y sensuales, atraen como imanes a hombres y mujeres por igual

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Dedicado a mis compañeros masculinos

De las sensuales curvas que dibujan el cuerpo de una mujer, las más deseadas son las que forman las tetas y el culo, o el culo y las tetas, cada cual tendrá su orden preferido. Sea como fuere, toca hablar del indiscutible poder de atracción de los pechos, esas montañas eróticas que atrapan las miradas del personal.

*ALFOMBRA ROJA DE LA 28 EDICION DE LOS PREMIOS GOYALa pasada gala de los Goya, celebrada el 9 de febrero, varias actrices pasearon por la alfombra roja con sus modelos de gala. La primera que deslumbró con su belleza fue Inma Cuesta. La actriz lucía un señor escote en el que más de uno quisiera perderse. Tal fue el efecto que causó en la redacción de IDEAL en aquel momento, que a un par de compañeros les faltó tiempo para buscar en Google una imagen de la Cuesta en topless. Y claro que encontraron, pues en la película ‘Primos’ los muestra en una escena en la playa. Hasta una servidora, siendo heterosexual, aplaudió esa hermosura de escote.

inmacuesta-primos

Escena de la película ‘Primos’

Las tetas poseen el poder de seducir y también de escandalizar, dada la importancia sexual que ha recibido a lo largo de la historia. Todavía cuando una madre le da el pecho a su bebé en público, “más de uno se lleva las manos a la cabeza porque tiene más peso la connotación sexual que la función de amamantar”, dice la sexóloga Ana L. Talavera. A lo largo de la historia y la cultura los senos aparecen como un elemento muy erótico, bello y sensual. Echemos un vistazo a la escultura griega ‘Venus de Milo’, o al cuadro ‘Libertad guiando al pueblo’. Incluso en otras culturas, como la tribu Samoana “rinden culto al pecho de la mujer y les parece una aberración que en occidente lo lleven tapado”, explica el psicólogo y sexólogo José Luis Álvarez Castellanos.

Monica Belluci

Monica Belluci

Los pechos son la seña de identidad sexual femenina, como le pasa al hombre con su pene. En el arte de amar, son un elemento erótico y puramente sexual, muy excitantes para hombres y mujeres por igual. “Evolutivamente la postura bípeda del ser humano –continúa Álvarez Castellanos– hace que se pueda cambiar la postura de los participantes en una relación sexual estando uno frente a otro, así los pechos ganan protagonismo durante el sexo”.

Kate Upton

Kate Upton

Y tanto que ganan protagonismo, ya que los senos son una de las zonas erógenas con más terminaciones nerviosas y sensibles, “hasta el punto –asegura el sexólogo– de que tan solo con la estimulación de los pechos las mujeres pueden llegar a alcanzar el orgasmo”. Pero atención, no se vuelvan locos palpando las tetas de su pareja porque para obtener dicho orgasmo se necesita un estado de relajación adecuado y estar “liberadas del pensamiento de que el orgasmo es exclusivamente genital”.

Melanie Olivares en DT

Melanie Olivares en DT

Habrá a quien le guste que se los estimulen y a quien no. “Lo mejor es conocer bien nuestro cuerpo en general, y nuestros pechos en particular, para saber cómo nos gusta más que sean estimulados o no”, explica Ana L. Talavera. Las caricias, besos, húmedos lametones, masajes intensos, mordiscos y frotar los pechos –dulces, turgentes, grandes, pequeños, rebeldes– contra el cuerpo de la pareja hará que la mayoría de las mujeres desaten la pasión y estremezcan de placer.

Laetitia Casta

Laetitia Casta

Galería: ‘El erotismo de los pechos’, pincha aquí para ver las fotografías.

________________

Anímate a compartir tu experiencia sexual, la que más te haya marcado en tu vida. Solo tienes que escribir a: rociogavira@gmail.com. En el asunto pon “Relato erótico”. Y tranquilo por tu privacidad, se publicará bajo otro nombre. Pincha aquí para ver la sección de relatos.

5 Comentarios en El poder de las tetas (I)

  1. Amadeo Vives
    23 febrero, 2014 at 9:49 am (4 años hace)

    Unicamente en nuestra “”cultura occidental , es donde se “”asocia “” desnudo con sexualidad , en otras culturas “”mas atrasadas””,,no existen esas …”connotaciones ,,

    Responder
  2. Auster
    23 febrero, 2014 at 10:05 pm (4 años hace)

    A mi me encantan las tetas, más las cubiertas que las expuestas, prefiero las medianas a las grandes, me pierdo por un escote generoso y me vuelven loco cuando las observo libres bajo la blusa.
    Al tacto las prefiero suaves como la seda y de sabor las imagino de frambuesa.
    En la cama me gustan saltarinas y en el momento del éxtasis feroces punta de flecha.

    Responder
  3. Hashajen Nejmad
    3 octubre, 2014 at 1:28 pm (3 años hace)

    Es muy natural que el hombre fije su mirada en ciertos puntos de la mujer, y tambien es cierto que al varón inconscientemente le fascinan esos puntos, rostro, ojos, senos, nalgas, piernas, manos y pies. Detrás de nuestra pasión amorosa, hay un instinto de elección. El rostro y los ojos dan señales de amabilidad o bestialidad, los senos y caderas de lactancia y procreación. Las nalgas y piernas significan mas allá de la belleza la perfección al caminar, que no tiene algún tipo de minusvalía, desde luego todas estas ultimas cosas son subconscientes, pero las elecciones son tanto de los hombres como las mujeres hay un llamado de la naturaleza para no caer en el desmejoramiento. Pero todo esto es a primera vista, que hay en un ciego y que parámetros usa para enamorarse de una mujer? – Desde luego que si no la toca sus parámetros tienen que ver solamente con los sonidos de su voz y el olfato. Que si bien todos los varones los usamos, el invidente los tiene resaltados.

    Responder
  4. jugueteseroticos365
    8 febrero, 2015 at 11:56 am (3 años hace)

    Los pechos son fascinantes. Ajustados, libres, en escotes, bajo una camisa, en camiseta de tirantes, adornados con pezoneras eróticas, al sol tostadas, blanquitas en invierno, suaves, rebotando…en todas son expresiones,son fascinantes.
    Estrujarlos, besarlos, chuparlos, lamerlos, mordelos, acariciarlos…

    Responder

Deja una respuesta