El poder de las tetas (II)

Christina Hendricks.

Christina Hendricks.

Según el etólogo Desmond Morris los pechos se consideran eróticos porque se asemejan al culo, único gancho sexual en la prehistoria antes de erguirse el hombre

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira 

En la primera parte de ‘El poder de las tetas’ (pincha aquí) quedó claro que los pechos vuelven locos a hombres y mujeres por igual. Hubo una mayoría que aplaudió el artículo en las redes sociales –las imágenes aportaron poco…– y una minoría, femenina, que lo criticó: “Qué pensarán la mujeres que trabajan con usted”, me llegaron a decir. Lo siento queridas, pero el refranero español refleja una verdad como una catedral de grande: “Dos tetas tiran más que dos carretas”. Eso es así.

La cultura y la historia siempre han mostrado los senos de las mujeres como un elemento erótico, unas curvas que evocan a la sensualidad y al deseo carnal llegando a ser, incluso, un fruto prohibido. Pero, ¿cuál es el origen? El etólogo Desmond Morris* remonta el asunto a la prehistoria. Según su hipótesis, los pechos se consideran eróticos porque se asemejan al culo, único gancho sexual de entonces. Es decir, al erguirse el ser humano las tetas imitarían a “un par de nalgas carnosas y esféricas” para trasladar el interés del hombre de la parte trasera a la delantera del cuerpo femenino, la que resultaría más visible al ponerse en pie. Para entendernos: la evolución decidió colocar unas “nalgas” delante para tenerlas más a mano.

Dita Von Teese.

Dita Von Teese.

La naturaleza brindó un buen regalo a los hombres y logró que clavaran sus ojos en los senos, sin olvidarse del culo. Y ha continuado así hasta nuestros días. Como explica el psicólogo y sexólogo José Luis Álvarez Castellanos, las tetas son una de las zonas erógenas con más terminaciones nerviosas, importantes en las relaciones sexuales. Pero por imposible que os parezca, caballeros, no todas desean que se las estimulen.

Por otra parte, Castellanos considera que la sociedad actual ha desvirtuado la imagen de erotismo de los senos: “Ahora parece que cuanto más grande sea el pecho, mejor”. Ojo, el hecho de que una mujer tenga más pecho no implica que sea más activa sexualmente ni que sean más excitables. Según un estudio vienés, las tetas grandes son un 24% menos sensibles a la estimulación de caricias, lametones o besos, tal vez porque los nervios que transmiten las sensaciones deben recorrer un camino más largo.

Tyra Banks.

Tyra Banks.

Tras publicar el primer artículo de ‘El poder de las tetas’, pregunté en las redes sociales qué tipo son las que más gustan. Hubo respuesta de todo tipo, pero la generalizada se asemejaba a la de @elsexoesnatural, seguidor de Punto G: “Unas tetas grandes y firmes, con pezones duros, areolas medianas, una talla se sujetador 95-100 aproximadamente”. Casualidad o no, la delantera femenina “se ha convertido en un reclamo publicitario, se instrumentaliza para conseguir cosas, la que no lo muestra insinuante es una frígida y la que sí lo hace va pidiéndote que te acuestes con ella”, afirma el sexólogo.

Tanto las series, como las películas o la publicidad muestran atractivas mujeres con sus señores escotes –o directamente pechos al aire– que dejan embobados al personal. “Por supuesto que gran parte de esta culpa es del género masculino –continúa explicando Castellanos–, pero, y que no se me entienda mal, está totalmente reforzado por la mujer. Aun así, quitando esa parte comercial, es un elemento erótico y puramente sexual muy excitantes para hombres y mujeres”.

Sofía Loren.

Sofía Loren.

 

P.D.: Los hombres también pueden sentir placer al estimularles las tetillas.

(*) Desmond Morris: autor de ‘El mono desnudo’ y ‘La mujer desnuda: un estudio del cuerpo femenino’.

Información relacionada: 

– Galería: Escotes de infarto (pincha aquí para ver las imágenes)

_______________________

Anímate a compartir tu experiencia sexual, la que más te haya marcado en tu vida. Solo tienes que escribir a: rociogavira@gmail.com. En el asunto pon “Relato erótico”. Y tranquilo por tu privacidad, se publicará bajo otro nombre. Pincha aquí para ver la sección de relatos.

4 Comentarios en El poder de las tetas (II)

  1. Yo mismo!!
    5 mayo, 2014 at 12:27 am (3 años hace)

    Solo decir que, quién no valore, respete y aprecie el seno aquí llamado cariñosamente “pechotes” de la mujer. No merece la vida que tiene. Un saludo que la pasen genial!!

    Responder
    • jugueteseroticos365
      8 febrero, 2015 at 11:52 am (3 años hace)

      Que razón tienes. Y si esta vestido en un escoque elegante…es una obra de arte.

      Responder
  2. eanna
    23 marzo, 2016 at 2:51 am (2 años hace)

    en un mundo de hombres los senos hablan mas que el trasero , ese punto débil el hombre no puede dominar , talvez el trasero pero el seno , muy fuerte y mas higienoso .

    Responder
  3. Nicandro
    11 junio, 2016 at 6:23 pm (1 año hace)

    Las tetas son lo mas bello y sublime que la naturaleza ha creado. No hay nada en el universo con mas poder que un par de tetas. Grandes o pequeñas, del sabor y color que sean, maduras o jóvenes, tetas son tetas y al igual que el sabor dé una vagina por fuerte o amargo que sea, no hay coctel mas delicioso para un hombre que el emanado por esos órganos de hembra.

    Responder

Deja una respuesta