Erótica escondida

Una de las imágenes que compone la colección de Mamen Valverde.:: M. V.

Una de las imágenes que compone la colección de Mamen Valverde.:: M. V.

La tienda Punto T de Granada acoge dos exposiciones llenas de sensualidad y sexualidad | Las muestras se podrán disfrutar hasta el próximo 9 de enero

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

El erotismo y la sensualidad habitan más allá de las relaciones sexuales. Están presentes en la cultura, en la historia, en el arte que un día brotaron como las formas de expresión más modernas, para luego ser víctimas de la censura y hoy son admiradas por su belleza. Las dos exposiciones que acoge la tienda Punto T en Granada hasta el próximo 9 de enero muestran, por un lado, la seducción que habita en las fotografías de Mamen Valverde, y por otro, la relación del mundo clásico con el sexo a través de las reproducciones fálicas de Gustavo Reyes. 

Son dos exposiciones pequeñas, adaptadas al espacio del establecimiento Punto T. La serie ‘Cuando la miel se afila las uñas’ de Mamen Valverde, aunque guarda más en la recámara, está compuesta por un total de seis fotografías de mujeres –la autora entre ellas– repletas de sensualidad, escondida en una impoluta espalda desnuda, en unos labios pintados de rojo, en un pecho que pasa casi desapercibo, o en la piel de un busto acariciado por plumas. En estas imágenes el erotismo se materializa en la intimidad de acicalarse frente a un tocador (pincha aquí), en ese arte de mirarse con detenimiento y “autoseducirse”. Mamen ha querido mostrar dos miradas diferentes en su colección: “El autorretrato me permite explorar mi propia sensualidad y timidez, utilizando la cámara como ventana por la que asomarme cual vouyer”. Y por otra parte, ha buscado una especial belleza y sensualidad con las que descubrir la sutileza de los gestos.

En las seis fotografías, Mamen recoge la importancia de la mirada y la poderosa sensualidad de la intención y la seducción. Esta artista, licenciada en Bellas Artes, es una apasionada de la fotografía erótica de los años 20 a los 50. “En ellas descubro mujeres libres de prejuicios que se exponen en todo su erotismo, en un momento donde esa actitud es demostración de carácter y seguridad”, afirma Valverde. Fotógrafos como Fernand Fonssagrives, Alfred Cheney Johnston o Charles Gates Sheldon le ayudan a buscar ese erotismo que quiere plasmar en sus obras.

La pasión de Gustavo Reyes, también licenciado en Bellas Artes, por la arqueología experimental y la reconstrucción histórica, especialmente del periodo greco-romano y su relación de éste con el sexo, le han llevado a crear su repertorio ‘Priapo, sexualidad protectora’. Aunque el nombre deja claro de qué trata, las figuras reproducidas por el artista confunden a simple vista. Algunas parecen un ángel, un ancla, un duende o un hombre montado a caballo. Pero no, al acercarte, tocarlas y escucharlas verás que cada una de las 34 piezas son reproducciones de fascinus y tintinnabulum, resultado del estudio de amuletos fálicos de la antigua cultura romana. El culto al falo erecto fue producto de la tremenda superstición que reinaba entonces en la sociedad romana, en la que echar un mal de ojo estaba a la orden del día. La veneración de estas formas fálicas tenía como misión alejar las maldiciones, asegurar la cosecha o garantizar la fertilidad de las mujeres.

Parte de la exposición 'Priapo, sexualidad protectora'.

Parte de la exposición ‘Priapo, sexualidad protectora’.

La faceta de músico de Gustavo Reyes influye en la colección, al reproducir en varias de las figuras sus cascabeles y campanas, elementos que usaban también antaño para espantar el mal de ojo con su sonido. Las diferentes reproducciones de estos amuletos se ponían en las puertas de las casas, en las ventanas, como colgantes o en el cinturón de los soldados. Incluso se regalaban en bodas como deseo de felicidad para los novios.

“Lo que más me ha inspirado es el trabajo de los conservadores y arqueólogos David Ruiz y Virginia Barea, y el buen hacer de los recreadores de la Legio I Vernácula”, cuenta Gustavo. La colección gira en torno a Priapo, una antigua divinidad de Grecia y Roma, representada como un pequeño hombre barbudo dotado de un gran falo. Este dios menor fue condenado a tener su falo siempre en erección a causa de los celos de Era, esposa de Zeus. Símbolo del instinto sexual, de la fecundidad masculina, protector de la naturaleza y guardián de las huertas y jardines, Priapo fue un personaje ridículo, pues a pesar de su constante erección era impotente. De hecho, en la actualidad se conoce como priapismo a la enfermedad que provoca la permanente erección del pene.

Sin duda las dos exposiciones contienen los ingredientes necesarios para despertar los sentidos y observar cada uno de los detalles que las componen. La sexualidad de las imágenes llaman a la curiosidad a descubrir el lado más erótico de nuestro cultura.
Horarios

Punto T acoge estas dos exposiciones desde el pasado día 12 de diciembre y lo hará hasta el próximo 9 de enero. Los horarios de la tienda, situada en la céntrica calle Sierpe Baja, para poder ver la exposición son:

– De lunes a viernes de 10.00 a 13.00 horas, y de 17.00 a 20.30 horas.
– Sábados de 10.30 a 14.00 horas, y de 17.30 a 20.30 horas.
– Domingos de 10.30 a 14.00 horas.

Más información

– En esta web puede conocer el trabajo de Mamen Valverde al completo: http://www.500px.com/mamenvalverde

– Además, en ‘Fotos de tocador’ (pincha aquí), la artista compartirá más fotografías de este proyecto.

Galería de imágenes en las que podrás ver las colecciones de las dos exposiciones.

Deja una respuesta