¿Satisfecha con el sexo oral que recibes?

El placer puede alcanzar niveles inimaginables.

El placer puede alcanzar niveles inimaginables.

Punto G trae una práctica guía, con infografía incluida, para que ayude a tu pareja en el arte del cunnilingus

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Cómo puede ser que una práctica sexual tan excitante fuera bautizada de una forma tan fea: cunnilingus, que no consiste en otra cosa que acariciar el sexo femenino con la boca e incluso practicar una especie de penetración con la lengua, excitando especialmente la vulva, el clítoris y la entrada de la vagina. La palabra que deriva de la unión de cunnus (vulva) y lingere (lamer) suena a cualquier cosa menos a la placentera experiencia que (nos) supone estimular los órganos sexuales femeninos. De hecho, después de la masturbación, el cunnilingus o sexo oral es la segunda manera más efectiva para una mujer de alcanzar el orgasmo.

Pero muchas mujeres no están del todo contentas con el sexo oral que reciben, incluso se sienten incómodas con dicha técnica. Sobre gustos en el sexo no hay nada escrito. Cada cual considera lo que es ‘normal’ en sus relaciones sexuales. “Evidentemente no podemos obligar a nadie que haga algo que no quiere hacer, pero sí preguntarle por qué no le gusta el sexo oral”, dice la sexóloga Ana L. Talavera. “Uno de los motivos por los que no acaban de sentirse satisfechas con el sexo oral puede deberse a los miedos que ello pueda provocar. Nadie nos cuenta estas cosas, al igual que nadie nos cuenta cómo masturbarnos”.

Todavía hay mujeres en proceso de liberarse de la vergüenza sexual de tener a su pareja cerca y más la vergüenza personal que les supone exponer sus propios genitales. “Para ellas la idea del cunnilingus puede generar consecuencias de poderosas imágenes del cuerpo o puede alimentar los miedos sobre qué aspecto tienen sus genitales, cómo huelen o a qué saben –continúa la sexóloga–. En lugar de disfrutar, este tipo de mujeres están más preocupadas sobre qué pensará su pareja de ellas” y de sus partes. Además, sobre el sexo femenino pesan prejuicios que hablan de olores fuertes y otras circunstancias que pueden provocar repulsa. El sexo huele y es natural, también el de los hombres. La solución a ello recae sobre una buena higiene íntima. Y si aún así persiste, toca consultar al médico por si existe algún problema.

Aparte de la fundamental higiene íntima (a nadie le gusta comer de un plato sucio…), la seguridad a la hora de realizar el cunnilingus también es importante. El sexo oral es una técnica con menos riesgos de contagio que el sexo anal o vaginal, ya que nuestra boca está habituada a convivir con miles de bacterias y es muy resistente. Pero no significa que no exista. “Si tu pareja tiene un herpes labial, no se debería practicar sexo oral sin protección. En el caso de los chicos el preservativo, en el de las chicas un protector bucal que es una especie de sabanita muy fina, de forma cuadrada, que puede usarse para cubrir la zona que se va a lamer”, explica Ana L. Talavera.

Las posturas para el cunnilingus

Aclarado el asunto de tener la zona genital limpia y fresca, interesa conocer la postura más adecuada para el cunnilingus. Evidentemente será aquella en la que ambos sujetos estén cómodos y “donde la persona que da el cunnilingus tenga un mayor acceso para estimular los genitales de su pareja”, señala la sexóloga. En Punto G te proponemos un par de opciones:

Si quieres dominar la situación, esta es la posición para ti. Colócate sobre tu pareja, que estará tumbada, dejando su cabeza entre tus rodillas. Pídele que saque la lengua y tú mueve la cadera de acuerdo a la estimulación que buscas.

sexo-oral-mariposa

 

– Otra postura, muy excitante, es sentada con las piernas abiertas y tu pareja arrodillada frente a ti. En esta posición será la persona que da el cunnilingus quien controle la experiencia, aunque no te cortes en sugerir.

sexo-oral-reina

“En el caso de que ambas personas disfruten con el juego de dar y recibir, la postura estrella sería el 69, es decir: el arte oral de sentir y hacer sentir al mismo tiempo”, apunta Ana.

Respecto a los puntos clave a estimular hay que tener en cuenta dos cosas: que cada mujer tiene unas preferencias, y la sensibilidad de la vulva y el clítoris. Es decir, “las preferencias pueden variar a lo largo del tiempo: lo que hoy no me gusta, puede que mañana me vuelva loca. O puede ser también que las técnicas que volvían loca a tu ex –expone la sexóloga–, pueden dejar fría a tu nueva pareja” y viceversa. Por su parte el clítoris cuenta con miles de terminaciones nerviosas, más que en cualquier otro órgano de nuestro cuerpo. Tal sensibilidad merece cierta delicadeza durante su estimulación.

Sin embargo, para encontrar la fórmula idónea de estimular con sexo oral a tu pareja, “una de las mejores estrategias es observar las señales que emite su cuerpo ante las diferentes formas de estimulación”, afirma Ana L. Talavera. Los jadeos, la respiración, la forma de moverse, son pistas suficientes para descubrir qué le gusta. “También puedes preguntarle directamente y pedirle que su mano actúe como guía”.

La respuesta sexual femenina es más lenta que la del hombre, por lo que para realizar un cunnilingus que garantice placer hay que comenzar despacio, tratar la zona con gran suavidad e insistencia. Es primordial cuidar el ritmo, la mayoría de mujeres sienten más placer con una presión firme y movimientos repetitivos. Mantén el contacto visual con ella y sobre todo olvídate del reloj.

Aquí dejo esta infografía que explica, paso a paso, como hacerle un buen cunnilingus a una mujer. El gráfico es de Tantras Urbanos:

infografia-sexo-oral-femenino

 

Información relacionada:

El clítoris, ese gran desconocido

El virus del papiloma humano

El sexo oral

_________________________

Anímate a compartir tu experiencia sexual, la que más te haya marcado en tu vida. Solo tienes que escribir a: rociogavira@gmail.com. En el asunto pon “Relato erótico”. Y tranquilo por tu privacidad, se publicará bajo otro nombre. Pincha aquí para ver la sección de relatos. ;)

4 Comentarios en ¿Satisfecha con el sexo oral que recibes?

  1. Bea
    13 abril, 2015 at 1:04 am (3 años hace)

    No es cuestión de miedos y desconocimiento, es cuestión de escrúpulos. Hay muchos hombres y mujeres que sencillamente les da asco. Así de sencillo. Y cuántas no conoceré yo que le gusta que le coman pero que de comer ellas, ni borrachas. Es una pena porque conozco casos que estas mimeces acaban por romper una relación. En fin, es lo que tiene esta sociedad tan pulcra.

    Responder
    • Rocío R. Gavira
      rociogavira
      21 abril, 2015 at 5:08 pm (2 años hace)

      Habrá de todo, Bea. Claro está que a la mayoría no le gusta bajar por esas zonas, ya sea por escrúpulos como dices o sencillamente porque no le gusta y punto. Ni hacerlo ni que se lo hagan. O que se lo hagan y no hacerlo, y al revés. Sobre gustos no hay nada escrito. Sea como fuere, la limpieza en las zonas nobles es fundamental, por la propia salud de cada uno y por el sexo oral también.

      Responder
  2. jugueteseroticos365
    13 abril, 2015 at 10:35 am (3 años hace)

    El sexo oral, es una forma de sexo increíble y placentero. De hecho, está demostrado que a las chicas, es el sexo que más gusta. Es cierto, que el sabor, a veces, puede echar para atrás, pero para eso hay lubricantes comestibles de sabores que a parte de dar mucho juego, lo hace más sabroso. Eso sí, hay que tener precauciones.

    Responder
    • Rocío R. Gavira
      rociogavira
      21 abril, 2015 at 5:14 pm (2 años hace)

      Buena aportación la de los lubricantes comestibles, se me ha escapado añadirla en el artículo. ¡Gracias!

      Responder

Deja una respuesta