¿Conoces tu vulva? (I)

flor-eroticaHasta un 50% de las mujeres ignora su propia anatomía íntima y un 80% no sabe qué partes participan en la respuesta sexual. Toca pasar por este examen de autoconocimiento

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Dos médicos reúnen a un grupo de mujeres en una sala para comprobar lo que saben sobre su anatomía íntima. La primera reacción a las preguntas “¿conoces tu vulva?”, “¿has visto y tocado tus genitales?”, “¿cómo son?”, “¿te gustan?” hace que las protagonistas se miren entre sí con una risa contenida. Por no hablar de la gran expectación que crea en ellas ver las imágenes de otras vulvas. Esto sucedió en uno de los capítulos del programa ‘Cuerpos embarazosos’ que echaban en el extinto canal Xplora. Y no es de extrañar, hasta un 50% de las mujeres no conoce sus partes íntimas ni cómo funcionan y hasta el 80% de las que están en edad reproductiva no sabe qué partes de su cuerpo participan en la respuesta sexual. “Sorprende en consulta que las pacientes se autoexploren y piensen que están tocando anomalías que no son más que partes normales de su propia anatomía”, asegura Magdalena Lechuga Villena, médico especialista en Ginecología y Obstetricia en la Clínica Sanabria de Granada.

Todavía hay bastantes mujeres que dudan del significado de la palabra vulva, otras tantas no se han atrevido a tocar ni a mirar ese órgano por miedo o vergüenza, y demasiadas no se sienten a gusto con la suya. De hecho, muchos hombres han contemplado más vulvas que cualquier dueña de una, a no ser que sea lesbiana, ginecóloga o matrona.

Te propongo este pequeño juego para comprobar tu conocimiento de tus partes bajas. Los hombres también pueden participar, de todo se aprende. En los espacios en blanco, ¿dónde colocarías los términos: clítoris, capuchón del clítoris, labios menores, labios mayores, ano, vagina, apertura de la uretra y Monte de Venus?
preguntas-vulva-ok
Y bien, ¿cómo ha ido? No cuenta si has mirado en Google, ¿eh? Este es el orden correcto:

  1. Monte de Venus
  2. Capuchón del clítoris
  3. Labios mayores
  4. Labios menores
  5. Ano
  6. Clítoris
  7. Apertura de la uretra
  8. Vagina

La ginecóloga Lechuga Villena explica a continuación las partes por las que está constituida la vulva, que son aquellas del aparato genital femenino que son visibles en la región perineal. A saber:

El Monte de Venus. “Es una prominencia adiposa que está situada por encima de la sínfisis del pubis a partir de la cual se originan dos pliegues longitudinales de piel constituyendo los labios mayores, que rodean a su vez a los labios menores, formados por unos pliegues cutáneos delgados y pigmentados, con abundantes glándulas sebáceas y sudoríparas, que carecen de folículos pilosos”.

Los labios menores. “Se unen por delante formando el prepucio del clítoris mientras que por la parte posterior se fusionan formando parte de la horquilla perineal”.

Los labios mayores. Abarcan desde el Monte de Venus hasta el ano, son protectores y responden al tacto y a la presión. Al excitarse también se hinchan.

El clítoris. “Es un órgano eréctil de pequeño tamaño situado en el borde inferior de la sínfisis del pubis, formado por los cuerpos cavernosos y sus envolturas. La separación de los labios permite observar el vestíbulo y el meato uretral (por donde miccionamos) a unos dos centímetros por debajo del clítoris”.

– “En el vestíbulo vaginal se halla el himen, los conductos de Skene y las glándulas de Bartholino”.

El himen. “Es una membrana cutáneo mucosa, delgada y vascularizada, que separa la vagina del vestíbulo, presentando una gran variabilidad respecto a su grosor, forma y tamaño. Los conductos de las glándulas de Skene desembocan a ambos lados del meato uretral”.

Los conductos de las glándulas de Bartholino. “Se hallan a ambos lados del vestíbulo, a nivel del tercio medio del orificio vaginal, en la hendidura que separa el himen de los labios menores”.

Ahora prueba a reconocer cada una de estas partes en tu propia vulva. Si te atreves, puedes compartir la experiencia con tu pareja. Cuando tengas un momento de tranquilidad, hazte con un espejo, siéntate de forma cómoda y mira con detenimiento. Y si ya lo has hecho con anterioridad, nunca está de más repetir por si las moscas. En el caso de que veas algo que no te cuadre o tienes alguna duda, consulta con tu ginecólogo.

Cada vulva es diferente y cada mujer también. Las habrá que estén encantadas con su zona íntima, otras que ni fu ni fa, que directamente no les guste o lleguen al límite del asco o la vergüenza, para lo que sería aconsejable acudir a un especialista. De cualquier forma, explora tu cuerpo sin miedo y prueba las sensaciones que te produce.

Información relacionada

– Te recomiendo que leas el libro ‘Tu sexo es tuyo’ de Sylvia de Béjar (pincha aquí).

– También puedes leer el artículo ‘El clítoris, ese gran desconocido’ (pincha aquí).

– El virus del papiloma humano (pincha aquí).

_________________________

Anímate a compartir tu experiencia sexual, la que más te haya marcado en tu vida. Solo tienes que escribir a: rociogavira@gmail.com. En el asunto pon “Relato erótico”. Y tranquilo por tu privacidad, se publicará bajo otro nombre. Entra aquí para ver la sección de relatos.

Deja una respuesta