¿Conoces tu vulva? (II)

vulva-cirugia-vulvar2

Existe un aumento de la cirugía vulvar para resolver problemas funcionales o estéticos de los genitales femeninos, como la labioplastia o la reconstrucción del himen

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Las vulvas son como sus propias dueñas, las mujeres: todas tienen elementos en común, pero a la vez son diferentes. Como vimos en el capítulo anterior de ‘¿Conoces tu vulva?‘ (pincha aquí para ver la información), la vulva está formada por el Monte de Venus, los labios mayores y menores, el clítoris, el vestíbulo vaginal, el himen y los conductos de las glándulas de Bartholino. Pero ninguna es igual. Las hay más rosadas, más oscuras, con más o menos pelo, rugosas. El clítoris puede ser pequeño, grande o incluso sobresalir; los labios mayores tienen distinto grosor y color, y los menores pueden ser uno más largo que el otro, estar más escondidos, menos pronunciados y los hay con forma de mariposa.

El autoconocimiento de esta zona es fundamental para saber si tu vulva es de tal o cual forma y no confundir una parte normal de la anatomía íntima con una anomalía. Recuerda que hasta un 50% de las mujeres no conoce sus partes íntimas ni como funcionan y hasta el 80% de las que están en edad reproductiva no sabe qué partes de su cuerpo participan en la respuesta sexual. A pesar de ese porcentaje de desconocimiento, en opinión de Magdalena Lechuga Villena, médico especialista en Ginecología y Obstetricia en la Clínica Sanabria de Granada, “hay un moderado grado de satisfacción de las mujeres con su anatomía íntima”.

Moderado o no, la experiencia clínica deja claro que no todas las féminas están contentas con su vulva dado el aumento de la necesidad de hacerse una cirugía vulvar para resolver problemas funcionales o estéticos de los genitales femeninos: labioplastia, rejuvenecimiento vaginal, lipoescultura del área genital o himenoplastia. En la actualidad, las más demandadas en la Clínica Sanabria son la labioplastia y la reconstrucción de himen. “La labioplastia, también llamada plastia de labios menores o ninfoplastia, se practica para reducir el tamaño de los labios menores y está indicada para aquellas mujeres que por razones de nacimiento o por problemas posteriores tienen los labios menores hipertróficos, a veces asimétricos o colgantes”, explica la ginecóloga. Las que se deciden por esta cirugía lo hacen porque les incomoda el roce de prendas ajustadas o porque les disgusta su protuberancia a través de telas delgadas. “La solución se realiza de manera ambulatoria y con unas leves molestias posteriores, siendo el grado de satisfacción de las pacientes bastante bueno”.

Existen ciertas alteraciones importantes en los genitales externos que por ignorancia, por esas vergüenzas o miedos, pueden pasar desapercibidas. Así que, además de la realización de las revisiones ginecológicas periódicas (que deben comenzar desde que se mantiene relaciones sexuales), ante cualquier duda lo mejor es visitar a tu ginecólogo. “Lo importante es perder el miedo al autoconomiento de nuestro propio cuerpo –dice Lechuga Villena–, solo así seremos capaces de distinguir la normalidad de la anormalidad, y de disfrutar más de nuestra vida íntima y sexual en todos sus aspectos”.

Información relacionada

– ¿Conoces tu vulva? (I) (pincha aquí).

– ‘El clítoris, ese gran desconocido’ (pincha aquí).

– El virus del papiloma humano (pincha aquí).

_________________________

Anímate a compartir tu experiencia sexual, la que más te haya marcado en tu vida. Solo tienes que escribir a: rociogavira@gmail.com. En el asunto pon “Relato erótico”. Y tranquilo por tu privacidad, se publicará bajo otro nombre. Entra aquí para ver la sección de relatos.

Deja una respuesta