Sexo de mantenimiento

sexo-mantenimiento

Entrar en el círculo vicioso de hacer el amor por cumplir es perjudicial para la pareja. Toca despertar el deseo sexual

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Hacer el amor porque toca, ese polvo por cumplir con tu pareja, porque la otra persona lo necesita (y a ti te da lo mismo…), eso, amigos, es el sexo de mantenimiento. Ocurre en las relaciones sexuales de parejas estables que de alguna manera se quedan estancadas. Con la vida de locos de la sociedad actual es como si desapareciera el deseo sexual. Son más importantes las tareas pendientes y programadas del día a día que hacer al amor. Con lo bien que le vendría a más de uno echar un polvo para liberar tensiones, ¿verdad? El común de los mortales cree que el sexo de mantenimiento es bueno, cuando en realidad hace daño a la pareja al entrar en el círculo vicioso de hacerlo sin ganas. Es hora de espabilar a ese deseo sexual que se ha acomodado igual que la pareja.

Cuando ves que disminuye la actividad sexual en tu relación, piensas que eres el único del planeta. Los demás, en teoría –tú teoría–, tienen sexo sin parar. Pero claro, no te atreves a comentarlo ni con tu mejor amigo. “Pasa bastante más de lo que pensamos, y es motivo de muchas quejas primero, problemas en la pareja después, y el fin de la relación en muchos casos. A veces incluso es la causa de infidelidades ya que se busca ese deseo fuera de la relación”, afirma Ester Álvarez Guillén, psicóloga y sexóloga. Cuando empiezan las quejas, caes en hacerlo por cumplir, para satisfacer al otro aunque tú no tengas ganas y todo por mantener no sabes muy bien el qué.

Parece que suele ser la mujer, en una relación heterosexual, la que pone más impedimentos. Ya sabemos que los hombres son más visuales, se excitan principalmente por lo que ven. Las mujeres en cambio, más allá del tópico de “me duele la cabeza”, tiran de la mente y si su mente se deja invadir por las tropecientas cosas que tiene que hacer o le preocupan, mal asunto. Pero habrá de todo, incluso hombres que no estén disponibles las 24 horas del día para el sexo. “Hacerlo sin ganas suele ser perjudicial y cada vez se hace con menos ganas. Pero también es cierto que en ocasiones hay que ponerle ganas aunque en principio no apetezca“. El problema es que la mujer se adapta al modelo masculino del coito rápido –continúa la sexóloga–, él eyacula y ella se queda a medias, entonces la siguiente vez ella tiene menos ganas aún, o comienza a sentirse como usada si no ve que su pareja se esfuerza también en que ella llegue al orgasmo”.

Las parejassexo-cocina estables entran en la rutina, se acomodan y acaban echando ese polvo porque toca. No es que desaparezca el deseo sexual exactamente, sino que “no es tan evidente como al principio de una relación cuando la pasión es muy fuerte y queremos estar con esa persona todo el tiempo. Cuando desaparece la novedad, ese deseo se va camuflando y hay que buscarlo, despertarlo porque se adormece”, anima Ester Álvarez. La mayoría tiene la falsa creencia de que el deseo sexual surge siempre de forma espontánea. ¡Error! Incluso cuando sucede tan rápido al principio de una relación “no es sin motivo, detrás de ese deseo hay una larga espera o mucha fantasía con esa persona. Pero cuando llevamos tiempo con alguien –continúa la psicóloga–, al no ser nada nuevo necesitamos dedicarle más tiempo a encender ese deseo a través de los sentidos, por medio de masajes, caricias, besos o juegos.”

Haz un hueco en tu agenda

Despertar ese deseo sexual no consiste en otra cosa que ver cuándo coincidís los dos, sin presiones, más de 5 minutos por favor, para dedicarle el tiempo necesario a hacer el amor: qué os gustaría hacer, cómo, dónde,… Se trata de salir de la monotonía, realizar cosas nuevas en tus relaciones sexuales para recuperar la pasión sin esperar a que el sexo llegue de forma espontánea siempre. Para ello, Ester Álvarez Guillén ofrece las siguientes recomendaciones:

–”Planear momentos de intimidad y prepararlos minuciosamente. Se puede preparar un baño o una sesión de masajes sensuales. O tal vez crear un clima con velas aromatizadas o una sesión de pintura comestible en el cuerpo del otro. Lo importante es que el ambiente sea propicio para tener intimidad y que vaya surgiendo el deseo sexual.

Hay que evitar el polvo rápido. Lo ideal es encontrar aquellos momentos a solas donde, además, no se esté muy cansado. Si es necesario se puede pactar algún día en semana o un horario que sea adecuado para los dos, cuando realmente puedan centrarse uno en el otro y dejar de lado las preocupaciones. Del mismo modo que preparamos una sesión de cine, un paseo juntos o cualquier otra actividad para compartir tiempo de ocio en la pareja, planear los momentos de intimidad es igual de necesario.

Innovar. Introducir juegos y todo tipo de artículos eróticos que ayuden a que las relaciones sexuales sean diferentes. Cambiar de entorno suele ser estimulante, del mismo modo que sorprender a nuestra pareja con algún nuevo producto erótico supone un aliciente que ayuda a salir de la rutina sexual. Incluso leer literatura erótica juntos hasta experimentar con aceites de masaje, cremas, polvos comestibles, pintura corporal. Si somos creativos en la cama nunca se convertirá en algo aburrido y por tanto, continuará avivándose el deseo en la pareja”.

_________________________

Anímate a compartir tu experiencia sexual, la que más te haya marcado en tu vida. Solo tienes que escribir a: rociogavira@gmail.com. En el asunto pon “Relato erótico”. Y tranquilo por tu privacidad, se publicará bajo otro nombre. Pincha aquí para ver la sección de relatos. ;)

3 Comentarios en Sexo de mantenimiento

  1. Jugando con Eros
    23 noviembre, 2015 at 12:32 pm (2 años hace)

    La verdad tengo que confesar que me encanta este post, es totalmente cierto lo que ocurre, y hay que luchar contra ello porque el amor es infinito y el sexo debe serlo también.
    Feliz inicio de semana.
    Besossss

    Responder
  2. CAPRICHOYPLACER
    29 marzo, 2017 at 1:34 pm (7 meses hace)

    Hay que hablar, crear complicidad, conocer el cuerpo de nuestro amante, saber fantasías, incluir juguetes eróticos, crear nuevas situaciones….mucho juego preeliminar, no dejar en ningún momento de demostrar algo más que querer sexo………es la mejor medicina para que sea algo genial cada vez que se haga con la pareja

    Responder

Deja una respuesta