“Sin sexo, ambiguo, indeterminado”. Esta la definición de la Real Academia Española sobre asexual. Sin embargo, quienes que se consideran como tal dicen que “una persona asexual es alguien que no siente atracción sexual hacia otras personas”. Sin más. ¿Alguno de ustedes se ha planteado no llegar a sentir deseo hacia otro ser humano?

Colores de la bandera de los asexuales: negro, gris, blanco y morado.
Colores de la bandera de los asexuales: negro, gris, blanco y morado.

Parece contradictorio que en una época en la que el placer y el sexo lo tenemos reflejado en la ropa, televisión, juguetes eróticos, ¡hasta en algunas comidas! existan personas que no sientan ni una pizca de atracción sexual hacia nadie. Quizá por esa misma razón los propios científicos, sexólogos y psicólogos entran en debate a la hora de establecer la asexualidad como una orientación sexual, o simplemente como esa falta de atracción.

Hace poco menos de una década que la asexualidad comenzó a conocerse algo más. El término suscitó más interés a raíz del estudio que realizó el Instituto Kinsey en 2002 cuya conclusión fue que “los asexuales parecen caracterizarse más por un escaso deseo y excitación sexual que por niveles bajos de comportamiento sexual o niveles altos de represión sexual”. En el 2004, Anthony F. Bogaert determinó que un 1% de los encuestados “nunca se sentía atraído por ninguna otra persona”.

Una vez más, los nuevos conceptos en relación a la sexología y las conclusiones extraídas de estos estudios, provocaron nuevas dudas y, como no, tabúes. Por ello, no son pocos los que tratan a estas personas como “enfermas”. O incluso pensar que la asexualidad les sirve para esconder algún trauma o inseguridad relacionada con el sexo o la orientación sexual que puedan ser desaprobadas por la sociedad o el propio entorno del sujeto.

Estas personas que no necesitan el sexo en su vida, no se sienten enfermos ni desde el punto de vista psíquico, ni desde el somático. Todo lo contrario, personas totalmente sanas cuya orientación es sencillamente asexual. Al menos así lo dicen en su foro los miembros de AVEN (Asexual Visibility and Education Network), fundado en 2001 por David Jay. Un espacio en la Red que se extendió por todo el mundo llegando a tener en pocos tiempo más de 10.000 miembros. También cuenta con una versión en castellano: Red para la Visibilidad y la Educación de la Asexualidad, en la que pueden ver más información sobre este tema.

¿Por qué puede desaparecer el deseo en una sociedad donde lo erótico impera? ¿Por qué crees que hay personas que simplemente nunca han sentido esa atracción que a otros les resulta imposible controlar? ¿Serías capaz de vivir sin sexo? ¿Sin mirar a quién te atrae por la calle?

Deja tu opinión en los comentarios 😉

En Twitter: @RocioRGavira