Sobre los hombres existen dos grandes mitos universales (o verdades) cuando mantienen una relación sexual. El primero de todos: el pene es la parte más importante de su cuerpo, al menos para la mayoría. El segundo, su objetivo: la penetración. Pero como en el caso de las mujeres, cada hombre es un mundo. Bien es cierto que en ellos el pene compuesto de terminaciones nerviosas a todo lo largo y ancho, el escroto y los testículos son las zonas erógenas por excelencia que con las simples caricias y roce enloquecen, siendo especialmente sensible la punta. (más…)